La mujer escribe y eso es lo que importa










11 de diciembre de 2017

Carolina Otero, Nadadora



Fotografía de Susanna Majuri



18/ NADADORA

Por el carril lento,
mi cuerpo de nadadora
aficionada a recordar.
Pero brazada a brazada,
caricia de cloro,
bocanada de aire
por el lateral izquierdo,
nueva inmersión
y mi cerebro consigue olvidar.
Ya no muero,
porque me olvido de morir.
Sólo nado,
brazada tras brazada.
Soy un cuerpo blando,
más delfín que mujer
que viene del dolor.
Vamos, déjate de cuentos,
y nada –nada-, nada.
Deja que tu cuerpo sea
bajo el agua
de la piscina comunitaria
sólo un cuerpo.






Carolina Otero Belmar
(Valencia, España, 1977)
ESCRITORA/MÚSICA/CANTAUTORA/PROFESORA
Premio Ángel Urrutia Iturbe
de Anunciado en televisión, Ayuntamiento de Lekunberri, Saría, 2011
para leer más en su blog: CASA EN LA PERIFERIA
y MÁS

10 de diciembre de 2017

Esperanza López Parada, 3 poemas 3


Fotografía de Caroline Knopf



ANTE LA LLUVIA

Las cosas parecen fáciles aunque nunca lo sean,
pero voy andando a casa y regreso andando,
hago cuentas estrechas en tanto las horas crecen
y aumentan cada vez los múltiplos del trigo.
Hoy estoy donde estoy y mañana me ausento
y lo que hoy no tengo, mañana lo calculo.

Acaso la madurez era finalmente esto,
este lento abandono y este oro entregado.

de El encargo, Editorial Pre-Textos, 2001





Fotografía de Paul den Hollander 



LAS VECES


llámalo resto leño despojo
llámalo náufrago residuo
llámalo padre y madre
niño deshonesto dile traidor
pirata forma en cavidad
-algo has robado algo carnal
algo que no era íntimo-
calco clavo calma calima
dile humo y vapor y gota
titilando encima del cristal
de la caja dile esto ha
quedado hilachas de una
sábana y en la almohada
el trazo donde su cabeza
fue imagen en bajo relieve
de hacia dentro la ausencia

de Las veces, Editorial Pre-Textos, Valencia, 2014
para leer más en: DIARIO DE CUBA





Fotografía de Fabrizio Albertini



ACASO LAS COSAS SON UN PUENTE

Acaso las cosas son un puente entre lo vivo y lo muerto.
Lo que usamos,
lo que vestimos, llevamos, lo que nos cubre
y adorna, lo que nos sirve acompaña al hombre
hasta el principio del sueño, como un ajuar
para la boda en que no se necesita lecho.
Empiezan las copas a vaciarse, en el vaso
se inicia la sequía, la llave manca comienza
a abrir la puerta de lo breve.





Esperanza López Parada 
(Madrid, España, 1962) 
POETA/DOCENTE UNIVERSITARIA/
DOCTORA EN LITERATURA HISPANOAMERICANA
para leer más en: EL MUNDO INCOMPLETO
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...