La mujer escribe y eso es lo que importa










19 de agosto de 2017

Glauce Baldovin, 3 poemas 3 (III)


Fotografía de Katy Grannan


No es necesario envenenar el agua
cortarse las venas
ahorcarse
El recuerdo de lo que quisimos ser
el acto heroico
ante el cual retrocedimos
la muralla que no derrumbamos
la fortaleza que no construimos
el fuego que dejamos apagar
son suficientes...

de Poemas cruelesEdiciones Argos, 1996



Fotografía de Katy Grannan


VI

Sus movimientos me incitan
me vuelven a la vida.
Tiemblo. 
Palpito.
Y me urge ser mujer
amar sobre la hierba   los paredones     el asfalto
los puentes que unen a la muerte con la vida.

de Con los gatos el silencio, Ediciones Argos, 1994



Fotografía de Tabitha Soren




XII

¿Qué son las heridas
gatos
sino este rasgarse el corazón por dentro
este sangrar aromas y recuerdos
esta necesidad de olvidar
y tener la memoria como espejo?

de Con los gatos el silencio, Ediciones Argos, 1994




Glauce Baldovin 
(Río Cuarto, Córdoba, Argentina, 1928-1995)
para leer más en: BAJO LA ROSA CHINA
MÁS

18 de agosto de 2017

Nélida Cañas, 3 poemas 3


Fotografía de Wilma Hurskainen



AGOSTO

Hay silencio en la casa
Afuera el viento se deshace/ entre las hojas
El frío de agosto/ toca/ raspa
Todavía quedan/ algunos matojos/ de narcisos amarillos/ en el patio
Escucho tu voz diciendo/ como todos los años:/ Hay que pasar agosto...
-Agosto/ agostado/ angostura/ angustia
palabras reunidas que asolaron tu alma-

Ay, padre mío,/ qué poco que supimos/ el uno del otro
Aunque yo te miraba/ pastor de lejanías
en aquella escalera/ que daba a la puesta del sol
¿Y vos, me mirabas/ en el rincón de la cocina
con el cuaderno/ y la tinta china negra
dibujando geografías imposibles?

¿Qué fue de nosotros, padre?
Vos te fuiste en agosto/ poblado de silencios
Yo persisto entre signos/ tratando de alcanzar
la geografía de tu alma
Hay que pasar agosto.../ me digo en un susurro
y miro
los matojos amarillos
en el patio



Fotografía de Wilma Hurskainen



APRENDIZAJE

Cuando era pequeña
miraba llover
en los ojos de los caballos

No se parece a nada
a ninguna otra tristeza
sobre la tierra

Creo que entonces
en esa lluvia incesante
aprendí
la melancolía
su vago hechizo
su lento desolar




Fotografía de Mihaela Noroc



PLEGARIA

Me quedaré aquí
a tu lado
abuela Leonarda
y juntas oiremos
el silbo de los pájaros
y el silencio...
el silencio
y el silbo de los pájaros.
Nos quedaremos juntas
vos con la trenza
como una corona
en tu sillita baja
Yo cerca de la acacia
y sus racimos blancos
a prudente distancia.
Nos miraremos
y no diremos nada
para qué las palabras
Hay demasiadas lágrimas
demasiada tristeza
por eso nos dormimos
a la luz de la lámpara
bajísima
titilante
para que se disipen
en la noche...
Rezaremos
con cuentas de maíz
largas plegarias
al menos
que nos dejen
el rumor de la abeja
las acacias
la lámpara





Nélida Cañas
(Arroyo Cabral, Córdoba, Argentina, 1949)
POETA/PROFESORA DE CASTELLANO, LITERATURA Y LATÍN
para leer más en: REVISTA BREVILLA
su BLOG
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...